Aprende a controlar las Rampas de velocidad en Adobe Premiere Pro

15.02.2020

Hoy en día es importante impactar en nuestro público objetivo y transmitir nuestra idea lo más rápido posible. Si deseas aprender como dotar de dinamismo e interés a tus vídeos, podría proponerte muchas vías, pero ésta es una de las más importantes. Antes de aventurarte a trabajar con las Rampas de velocidad, necesitas unas bases teóricas para que tu trabajos alcancen el máximo nivel.

Sobre los fotogramas por segundo o fps

¿Qué son los fotogramas por segundo o fps?

Podríamos decir que un vídeo es una secuencia de imágenes reproducidas a una velocidad determinada. A cada una de estas imágenes las llamamos fotogramas. Cuando nos disponemos a grabar un vídeo, en la mayoría de cámaras podemos configurar la cantidad de fotogramas que queremos capturar cada segundo: 24 fps, 25 fps, 30 fps, 60 fps, 120 fps, 240 fps...

La regla de los 180 grados en el cine

Existe una regla muy interesante nacida en el cine para ayudarnos a establecer la velocidad en el obturador de nuestra cámara en cada caso. La regla de los 180 grados, la cual establece que debemos configurar nuestra velocidad de obturación justo al doble, o lo más cercano al doble de la cantidad de fotogramas que vamos a capturar. Entra para saber los 20 consejos más importantes si quieres conseguir un efecto cinematográfico.

Esto se puede traducir en una idea muy sencilla, mientras más fotogramas por segundo capturamos, más velocidad de obturación y por tanto, menos desenfoque de movimiento en cada uno de estos fotogramas.

Quiero recurrir por última vez al cine para que entiendas el porqué se estandarizaron los 24 fps, pues ésta era la cantidad de fotogramas por segundo más pequeña a partir de la cual se conseguía un movimiento fluido, y por tanto en aquel entonces, la más económica con diferencia. Lo más importante para conseguir este movimiento natural, era la velocidad de obturación a la que se habían capturado cada uno de éstos 24 fotogramas por segundo, siendo en este caso 1/48 la velocidad más acertada, pues de no ser que entremos en una edición compleja, cada uno de los fotogramas que hemos capturado han sido grabados como fotografías con un desenfoque concreto difícil de reajustar.

Aprende a configurar los fotogramas por segundo con casos prácticos

Los programas de edición de vídeo que usamos actualmente, como Adobe Premiere Pro, nos dan un montón de facilidades y realizan muchos procesos de forma automática en segundo plano, procesos a los que muchas veces no damos importancia debido a que ni los notamos. Imagina que dispones de dos clips que grabaste con configuraciones completamente diferentes, y necesitas alinearlos para crear una misma secuencia final, para la cual te ves obligado a tomar una decisión y saber cuantos fotogramas por segundo se reproducirán, ya que éstos tienen que ser constantes durante toda la secuencia:

- El primer clip que grabaste está configurado a 24 fps con una velocidad de 1/48.

- El segundo clip que grabaste está configurado a 120 fps con una velocidad de 1/240

Imagina que en un caso sin sentido has creado una secuencia final de 30 fotogramas por segundo. Cuando arrastres aquí tu primer clip de 24 fps, Premiere Pro se verá obligado a transformarlo de manera automática, duplicando 6 fotogramas cada segundo, extraídos cada 4 fotogramas. Esto no es un drama, pero según el movimiento de cada escena, éste se puede ver comprometido e inservible.

Si arrastras el segundo clip de 120 fps (usados exclusivamente para cámaras lentas), Premiere Pro, nuevamente de manera automática se ve obligado a eliminar (más bien a esconder) 90 fotogramas cada segundo, mostrando sólo 30 de ellos, y manteniendo una misma distancia de uno a otro, pues si no se lo indicamos, entiende que debe reproducir el movimiento a tiempo real. En este caso, una vez más dependiendo de lo que aparezca en la escena, el movimiento se podría apreciar entrecortado debido a que la velocidad de obturación de 1/240 nos da como resultado unos fotogramas definidos, y perdemos el desenfoque de movimiento que brindan los 1/48 tan apreciados hoy en día en el cine.

Teniendo todo esto en cuenta es cuando nos damos cuenta de por qué es importante configurar de forma correcta la cámara antes de empezar un proyecto, y saber el resultado que queremos conseguir desde el inicio en cada clip. A continuación te cuento como exprimir al máximo estos clips con el uso de las rampas de velocidad.

Jugando con las Rampas de velocidad en Adobe Premiere Pro

Sobre las Rampas de velocidad

Otro de los procesos automatizados que nos brindan programas de edición de vídeo tan potentes como Adobe Premiere Pro, es la capacidad de volver a integrar fotogramas por segundo en un clip donde previamente los ha escondido.

Las rampas de velocidad es una de las herramientas más potentes que brinda Premiere Pro para que indiquemos exactamente nuestra intención, y como queremos que el programa entienda y reproduzca el movimiento, ya que en este caso lo hacemos de manera gráfica y visual a cada instante mediante una simple linea que vamos reajustando según nuestras preferencias.

Antes de comenzar a utilizarlas, quiero volver a hacer hincapié en que una vez que estés dentro de tu secuencia final, e independientemente de los movimientos que hagas con las rampas de velocidad, cada clip va a reproducir única y exclusivamente una cantidad de fotogramas por segundo equivalentes a los indicados en dicha secuencia.

Cuando juegas con las rampas de velocidad, es importante hacer uso continuo de las matemáticas para no exceder los límites que nos permite nuestro material.

Ejemplos para una secuencia final de 30 fotogramas por segundo:

- Si arrastras un clip grabado a 30 fps, Premiere Pro no realizará ninguna modificación en cuanto a díchos fotogramas, pues son equivalentes, por ello no le puedes reducir la velocidad sin duplicar los mismos fotogramas, ya que éste no tiene la capacidad de generar nuevos (a diferencia de After Effects). Sin embargo puedes aumentarla por ejemplo al doble, o lo que es lo mismo al 200%. En este caso Premiere Pro escondería un fotograma de cada dos, pues necesita reproducir todo el contenido en la mitad de tiempo.

- Si arrastras un clip grabado a 60 fps, Premiere Pro esconde de forma automática un fotograma de cada dos, pero estos son conservados y por ello, en este caso sí tienes la capacidad de reducir la velocidad justo hasta el 50%, con lo que el vídeo pasa a durar el doble, y Premiere Pro ya puede mostrar todos los fotogramas que albergaba el clip.

Cómo usar las Rampas de velocidad

Ya conoces toda la teoría necesaria para hacer un uso correcto de las rampas de velocidad y así, no salirte de tus límites.

- Archivo > Nuevo > Secuencia.

- Archivo > Importar > Ruta/Nombre.

- Arrastra el clip a la Secuencia.

- Agranda la pista lo suficiente hasta que veas una linea blanca que atraviesa el clip de manera horizontal, de manera predeterminada, es la encargada de la opacidad.

- Botón derecho sobre cualquier parte del clip > Mostrar fotogramas clave > Reasignación de tiempo > Velocidad. O Botón derecho sobre la parte superior izquierda donde pone fx > Reasignación de tiempo > Velocidad.

- Acaba de aparecer la linea encargada de controlar la velocidad, ya puedes modificar la velocidad a tu antojo subiéndola y bajándola. Recuerda valerte de los porcentajes y de toda la teoría anterior para conseguir un buen acabado.

- El factor más importante de estas lineas es la capacidad de crear cambios dinámicos de velocidad dentro de un mismo clip, para ello pulsa Ctrl + Clic sobre la linea justo donde quieras crear cambios.

- Puedes reajustar las velocidades y una vez que termines, configurar la línea para que los cambios en dicha velocidad sean graduales y no bruscos. Para ello separa cuanto consideres la flecha que acaba de aparecer justo encima del ratón, y por último juega con los nodos que acaban de darse a conocer para conseguir el acabado deseado.

Espero que todo este artículo te haya sido de utilidad y que practiques mucho para convertirte en un maestro de las rampas de velocidad.


Últimas publicaciones

Esta es la forma definitiva de crear un Timelapse con la máxima calidad posible, pues lo vamos a hacer a partir de una secuencia de fotos en formato RAW. Esto se va a traducir en una calidad muy superior y posibilidades de edición que si lo hiciéramos desde un vídeo acelerado o desde el resultado que da directamente esta función...

Pintar en tus vídeos te permite transmitir mucho más y dotar de fuerza tu mensaje sin tener nociones básicas, ni buen pulso, ni accesorios externos como tabletas gráficas. Ten en cuenta que generar un contenido divertido y dinámico hoy en día es algo imprescindible.

Hoy en día es importante impactar en nuestro público objetivo y transmitir nuestra idea lo más rápido posible. Si deseas aprender como dotar de dinamismo e interés a tus vídeos, podría proponerte muchas vías, pero ésta es una de las más importantes. Antes de aventurarte a trabajar con las Rampas de velocidad, necesitas unas bases teóricas para que...